El 25 de marzo de 2014, en la residencia de trabajo del Patriarca en el callejero Chisti se celebró el encuentro del Santísimo Patriarca Kiril de Moscú y toda Rusia con el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Árabe Siria en Rusia, Sr. Riad Haddad.

A la reunión asistieron el Vicepresidente del Departamento de Relaciones Exteriores Eclesiásticas del Patriarcado de Moscú, el Archimandrita Filaret (Bulékov), y el Secretario del DREE para Asuntos Exteriores, el Arcipreste Sergui Zvonariov. El representante diplomático de Siria en Rusia fue acompañado por el funcionario de la Embajada, Sr. Nofal Kaltum, así como por el Sr. Youssef Arbash.

Tras dar la bienvenida al Sr. Riad Haddad, el Primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa destacó que la preocupación por la situación en el Medio Oriente y, en particular, en Siria, donde desde hace tres años no cesan los enfrentamientos, ocupa un importante lugar en la agenda de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

“Sabemos que por efecto de esta lucha, muchas personas, más de un millón de habitantes, han abandonado su país, más de cien mil personas murieron, – dijo Su Santidad. – Sabemos que entre los millones de personas que han huido de Siria, su lugar natal, había una gran cantidad de cristianos. También sabemos que muchos cristianos están entre los muertos”.

El Primado de la Iglesia Ortodoxa Rusa destacó que los cristianos son una minoría en Siria y en el Medio Oriente en general. Al mismo tiempo, Siria es la tierra donde aparecieron algunas de las primeras comunidades cristianas, donde los seguidores de Cristo fueron llamados cristianos por primera vez. Es un país en el que se encuentran los monumentos más importantes en la historia cristiana, es una parte de la zona conocida como la Tierra Santa.

“La desaparición y el debilitamiento de la presencia cristiana provocaría unos cambios de los balances culturales e históricos muy importantes”, – subrayó el Santísimo Patriarca Kiril de Moscú y toda Rusia, expresando su profunda preocupación por la tendencia mencionada. “Hablamos de ello en todos los lugares, así como de la necesidad de que cesen inmediatamente todas las acciones militares en Siria, de que el problema sirio puede y debe ser resuelto por medios pacíficos. Desafortunadamente, dos rondas de conversaciones de Ginebra todavía no han conducido a ningún resultado fijo, sin embargo, no existe otro camino: hay que negociar, resolver los problemas existentes de manera pacífica”, – dijo Su Santidad.

El Santísimo Patriarca hizo una mención especial de que durante el conflicto la así llamada oposición secuestró a dos jerarcas cristianos, de que fueron liberadas recientemente las secuestradas superiora y hermanas del monasterio en Maalula.

“Quiero expresar mi apoyo al pueblo sirio y expresar la esperanza para que el derramamiento de sangre cese y que Siria, un país maravilloso con una historia rica, una cultura rica, que tiene un alto nivel de relaciones interétnicas e interreligiosas, regresará a la paz”, – dijo el Santísimo Patriarca.

El Embajador de la República Árabe Siria, por su parte, agradeció a Su Santidad por el encuentro, por la oportunidad de contarle directamente acerca de la situación en el país, en particular, de la situación de los cristianos que viven en Siria. Riad Haddad subrayó que el pueblo sirio hoy se opone al terrorismo internacional.

“El cristianismo en Siria no es un fenómeno accidental, sino uno de los principales componentes de la sociedad siria”, – dijo el diplomático, refiriéndose al hecho de que los cristianos representan alrededor del diez por ciento de la población, es decir, más de un millón de personas. “Todos ellos son libres para seguir sus tradiciones y rezar en las iglesias, – dijo el Embajador. – Los cristianos viven en cerca de 2.500 pueblos y ciudades. Quiero señalar que todos ellos son patriotas de su país”.

Al final del encuentro, las partes intercambiaron obsequios memorables.

Servicio de Comunicación del DREE

Fotos del Servicio de Prensa del Patriarca de Moscú y toda Rusia